fbpx

“Primera semana en Mumbai”

Las mujeres con la menstruación están estrictamente prohibidas en el templo.

Así es como ha empezado nuestra primera semana en Mumbai. Un tema del que nadie habla pero, se pueden ver carteles en donde prohíben a las mujeres entrar en los templos. Estas normas son asignadas por los hombres que, consideran que las mujeres durante sus días están sucias. Pero, este tema tampoco se habla entre mujeres, que se avergüenzan de ella, ya que no han tenido una educación sexual para entender qué es lo que ocurre en su cuerpo y poder hacer algo al respecto.

Nada más bajar del avión, nos dimos cuenta de que casi el 80% de las personas que veíamos eran hombres. A pesar de que una ley lo prohíba, cada año abortan selectivamente miles y miles de mujeres al conocer el sexo de su feto a través de clínicas privadas o “falsos médicos”  Desde ese momento asumimos que el choque de culturas iba a ser muy fuerte.

Fotografía: Babu Amichand Panalal Jain Temple.

Decidimos hacer una visita a Dharavi, el slum más grande de toda Asia. Fuimos acompañados de una guía, creemos que cualquier experiencia es mucho mejor si vas de la mano de gente local que te pueda contar y transmitir todo lo que sabe. A medida que iban pasando las horas, cogimos confianza con Nahali y decidimos preguntarle a cerca de la situación de las mujeres en la India. Elegimos cuidadosamente las palabras para dirigirnos a ella y que no se sintiera incómoda ( Como nos ha pasado la mayoría de las veces que sacamos ese tema desde nuestra llegada a Mumbai ) y nos contó su historia.

Desde pequeña quería estudiar medicina, pero al ser mujer, era casi imposible que pudiera llegar a ser médico algún día. Cuando terminó sus estudios, decidió sentarse con sus padres a contarles que quería ir a la universidad a estudiar medicina, y lo que ella no sabía era que esa sería su última noche en su casa.

Su padre no aprobó la decisión sobre todo por pertenecer a una casta en la que a las mujeres no se le permite estudiar, diciéndole seriamente que, si continuaba con esa idea, se fuera inmediatamente de su casa. Ahora Nahali está en su tercer año de carrera y, se paga los estudios gracias a las donaciones que le dan por hacer tours por Mumbai. 

Según su familia, Nahali debería de quedarse en casa cuidando de sus hermanos pequeños, que la universidad no era para ella y, mucho menos lo era una carrera como medicina. A pesar de todo, ella decidió continuar  su camino y perseguir su sueño en vez de abandonar.

 

En tan sólo 7 días hemos podido conocer una parte de la India escondida para muchas personas en el mundo. Desde sus bodas pactadas por la familia, hasta que las mujeres no pueden entrar en templos durante el periodo.

El equipo de MindCup agradece una y otra vez a todas las personas que a lo largo de la vida de este proyecto han ayudado y siguen apoyando de una manera u otra, a que hoy estemos aquí, ofreciendo educación y apoyo a cientos de mujeres y niñas de la India. 

 

Nos enorgullece ver cómo las nuevas generaciones van cogiendo poco a poco las riendas y se dan cuenta de que quieren cambiar la situación. En el centro de Mumbai se ven más mujeres con pantalones, y no con sari, con camisetas de manga corta en vez de estar enteras cubiertas o caminando solas por la calle.

 

Queda aún mucho trabajo por hacer y muchos cómics que donar,

 

y tú, ¿ Te apuntas ?