fbpx

¿Habéis escuchado alguna vez hablar del Síndrome del Shock Tóxico? En el blog de hoy te contaremos un poco más acerca de esta infección.

El caso de la modelo Lauren Wasser, que perdió una pierna a causa de este síndrome asociado al uso de tampones, ha puesto de nuevo en el punto de mira esta enfermedad. El uso de un tampón, le provocó una grave infección que derivó en la amputación de su pierna derecha. Comentaba la joven de 27 años que comenzó a encontrarse mal pero no le dio importancia siguiendo con su vida normal. Por la noche, las molestias habían avanzado y tras pasar la noche muy mal, a la mañana siguiente la encontraron inconsciente en su apartamento. Al llegar al hospital le confirmaron la existencia de un SST.

Este síndrome, muy grave pero poco frecuente afecta a una de cada 100.000 personas y se produce por una infección bacteriana. Estas bacterias pueden colonizar piel y mucosas como por ejemplo el tampón para la menstruación.

¿Cuáles son los síntomas del SST? 

Este síndrome empieza de manera repentina con algunos síntomas como fiebre elevada, dolor de cabeza, caída rápida de la tensión arterial, erupciones en la piel y dolores musculares. Es posible también que los ojos tengan un enrojecimiento inusual y la zona que rodea una herida infectada puede inflamarse, enrojecerse y causar dolor.

¿Quiénes desarrollan este síndrome?

Originalmente, el SST estaba ligado al uso de tampones superabsorbentes, las investigaciones que surgieron de estas afirmaciones llevaron a su mejora y a los hábitos de uso como por ejemplo cambiarlos con frecuencia. Por este cambio, la cantidad de casos se redujeron drásticamente. Tras todas estas mejoras, actualmente aún la mitad de casos están relacionados con la menstruación.

¿Qué otras causas lo provocan?

La causa más conocida e investigada es el uso de tampones, debido al material del que están hecho y supone el lugar idóneo donde las bacterias colonizan las mucosas. Otra de las causas son la neumonía, un absceso, infecciones de la piel, heridas infectadas y no tratadas, infección de la sangre o infección de los huesos.

A pesar de que los síntomas son un poco confusos y pueden relacionarse con otro tipo de enfermedades, los pacientes que padecieron el síndrome del shock tóxico siempre comentan que se han olvidado un tampón dentro o lo relacionan con que lo han llevado muchas horas puesto.