fbpx

¿Crees que la copa menstrual es algo moderno? ¡ ERROR ! Seguro que no sabes que se inventaron en la misma década que los tampones.

La primera mujer en diseñar la copa menstrual fue Leona Chalmer en 1930, y fue en 1937 cuando se empezó a vender por todo Estados Unidos tras patentarla. Estaba hecha de goma y funcionaba perfectamente, las mujeres la empezaron a ver como una posible alternativa a los tampones y compresas hasta que llegó la Segunda Guerra Mundial y empezó a escasear el material. Tras la guerra la situación no mejoró mucho ya que la mayoría no estaban dispuestas a cambiar su tradición del uso de tampones y compresas, añadiendo que en esa época, temas como la menstruación o la sexualidad eran temas tabú.

No fue hasta el año 2000 cuando emergió como material la silicona médica, que es ahora el material principal de las copas menstruales. Su gran beneficio y avance frente al látex es que es hipoalergénico, por lo que más mujeres han podido pasarse a esta alternativa sin miedo a una reacción alérgica.

Poco a poco la copa se ha ido introduciendo en el mercado, a pesar de que a día de hoy sigue generando mucha controversia y rechazo. Desde el equipo de MindCup os animamos a probar esta alternativa no sólo buena para tu cuerpo, sino que también buena para el medioambiente. Al no contener blanqueantes ni químicos como los tampones y compresas, hacen de tus menstruaciones algo pasajero ayudándote a despreocuparse ante algo tan natural como es la regla. La copa MindCup está hecha 100% de silicona médica certificada hipoalergénica por lo que no hay que temer a reacciones ni posibles alergias.

¿Te animas a probarla?

Compra tu MindCup aquí